Tienes que actualizar tu Flash Player Esto se sustituirá por el contenido Flash. Aqui se enlaza a una web que detecta tu versiónFlashPlayer, si desea conocerla.

Historia del Sáhara Occidental


1.- LA PRESENCIA ESPAÑOLA EN EL SÁHARA OCCIDENTAL

La presencia de España en el Sahara obedece a la proximidad de las Islas Canarias al continente africano (entre la isla de Fuerte Ventura y la costa africana apenas hay cien km.).

Según afirma el historiador Diego Aguirre: se podría decir que la finalidad principal de la ocupación del Sahara fue que no la ocuparan otros países.

Sin embargo habrá que esperar a la década de los 30 para que la colonización del territorio comience a hacerse efectiva.

En el año 1938, y como consecuencia del intento español por dominar el interior del territorio del Sahara, bajo la administración del teniente coronel De Oro, se realizan trabajos para el alumbramiento de aguas por la zona de la Saguia dando lugar estas obras al nacimiento de la ciudad del Aaiún, que pasado los años fue la capital del Sáhara Occidental.

La presencia española supuso el inicio de un proceso que cambió por completo la configuración social y las relaciones económicas de los saharauis. La sociedad indígena progresivamente se fue incorporando al nuevo sistema económico que imponía la presencia de los españoles en sus territorios, bien mediante su dedicación a un naciente negocio inmobiliario o con su especialización en actividades agrícolas, sistema en el que algunos veían la posibilidad de huir del modo de vida nómada, siempre sujeto a las difíciles condiciones del Sahara.

Ifni y el Sáhara fueron declaradas provincias españolas en 1958.

En diciembre de 1963 la ONU inscribe al Sahara Occidental en la lista de los territorios que deberían ser descolonizados, y en 1965 la Asamblea General pide a España que ponga fin a la colonización. La resistencia saharaui renace en 1968 con el movimiento de liberación dirigido por Sidi Brahim Bassiri.

En junio de 1970 el Gobierno español convoca una manifestación oficial para que se expresase “la inquebrantable lealtad del pueblo saharaui hacia España”, en el momento en que en las Naciones Unidas se discutía el futuro del país. Mientras la convocatoria oficial fue un rotundo fracaso, el gobierno trataba de reprimir la contra manifestación de cientos de independentistas, hombres, mujeres y niños. La actuación violenta de la policía territorial y de la Legión desembocó en trágicas consecuencias para los saharauis, produciéndose varios muertos, algunos heridos y varios detenidos, entre ellos Bassiri, primer líder nacionalista saharaui, contra el que se dictó orden de expulsión del territorio. Según señala el historiador Diego Aguirre, “Bassiri nunca llegó a atravesar la frontera”.

La violenta represión de la manifestación desató los acontecimientos. Se produjo una desbandada de gran parte de los jóvenes saharauis que se refugiaron en los países vecinos. La indignación y el rechazo desembocarían, dos años más tarde, en un estallido nacionalista. El 10 de mayo de 1973 se creó el Frente Popular de Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro (Frente POLISARIO), 10 días después se inició la lucha armada. Entre 1973 y 1975 el Sáhara fue escenario de la guerra entre España y el POLISARIO. Durante este período los guerrilleros lograron paralizar la explotación de los fosfatos y obligaron al Gobierno de Arias Navarro a sentarse a negociar oficialmente.

La Corte de Justicia Internacional en 1975 declaró que el Sahara Occidental tenía derecho a la autodeterminación, exigiendo la celebración de un referéndum, organizado por España, para su descolonización. El 12 de mayo de ese año, una comisión de la ONU visitó el Sáhara. El grupo estaba presidido por el embajador de Costa del Marfil, a quien acompañaban los representantes de Cuba e Irán ante Naciones Unidas. Cuando la comitiva enfiló hacia el Aaiún, en la carretera les esperaban miles de saharauis. A su paso desplegaron pancartas y banderas del Frente POLISARIO que llevaban escondidas bajo sus ropajes. Las autoridades españolas se quedaron atónitas, nada podían hacer ante los enviados de la ONU y la prensa internacional. Los manifestantes coreaban consignas de ”¡Fuera España¡”, habían pintado en el asfalto eslóganes reclamando la marcha de España. Las mujeres lanzaban su tradicional grito haciendo vibrar sus lenguas y los niños se acercaban a los dignatarios repitiendo consignas de libertad.

La situación se complica por la consulta de Marruecos y Mauritania al Tribunal de la Haya; por la Marcha Verde para invadir el Sáhara “pacíficamente”, organizada por Hassan II y por los llamados “Acuerdos de Madrid”, firmados el 14 de noviembre de 1975 por España, Marruecos y Mauritania. España acordó asignar la parte norte de su colonia a Marruecos –aunque conservando importantes derechos de pesca y de acceso a los depósitos de fosfato—y la parte sur a Mauritania. De esta manera el gobierno español entrega los territorios. Rabat y Noachot se los reparten. Sin embargo España sigue siendo aún, según el Derecho Internacional, Potencia administradora.

2.- GUERRA Y EXILIO DEL PUEBLO SAHARAUI

Con la retirada de España en 1976 se produce un vacío jurídico que es aprovechado por el dirigente del POLISARIO, El Uali Mustafa, para proclamar la independencia del Sahara, creando la República Árabe Saharaui Democrática. De esta forma comenzó una larga guerra contra la invasión. Al poco tiempo a Mauritania le surgen grandes dificultades internas causadas por una guerra que no podía sostener, se retira del Sáhara en 1979 y firma la paz con el POLISARIO. Marruecos se anexionó entonces todo el territorio.

Gran parte del pueblo saharaui se vio obligado a huir de la invasión marroquí. Algunos refugiados fueron bombardeados con NAPALM mientras escapaban. Atravesaron 600 kilómetros de desierto (la mayoría mujeres y niños) y se refugiaron en Argelia, para terminar a unos 70 kilómetros al sur de Tinduf, el emplazamiento actual de los campamentos. La mayoría de los hombres estaban luchando con el POLISARIO, así que las mujeres, junto con los niños y los ancianos, tuvieron que sobrevivir por sus propios medios. En primer lugar excavaron pozos de agua, después organizaron el campamento para dormir. Los primeros años fueron terribles y muchos murieron de hambre antes de que se establecieran las infraestructuras de ayuda. Poco a poco, con sus propias manos estas mujeres construyeron el campo.

Durante los primeros años la guerra de los saharauis contra la invasión marroquí fue una guerra activa, en terreno abierto, en el sur de Marruecos y en todo el territorio saharaui. El reino alauita se encontró en una situación muy delicada, al no poder proteger ni las ciudades que se encuentran al sur del país ni el territorio ocupado del Sáhara Occidental. Para protegerse de los ataques del POLISARIO Marruecos construyó un muro defensivo que tuvo que ser ampliado en seis fases consecutivas. Una vez completado, el muro (que mide 2,700 Km.), divide en dos el Sáhara Occidental. Su mantenimiento supone al gobierno marroquí unos elevados costes armamentísticos y militares cada vez más difíciles de soportar.

3.- PLAN DE PAZ DE LA ONU

Ante el atasco de la vía militar, Marruecos y el Frente POLISARIO llegan a un acuerdo para poner fin a las hostilidades. Ambas partes aceptan el Plan de Paz de Naciones Unidas que fue aprobado el 29 de abril de 1991. El mismo prevé un referéndum de autodeterminación con dos opciones muy claras: Independencia o integración. Oficiales de la Comisión de Identificación de la MINURSO llegaron al Sáhara Occidental y actualizaron el censo elaborado por la Administración Española en 1974. Este censo de 74.000 personas es la base de las listas de votación para el referéndum.

De este primer plan sólo se ha cumplido el alto el fuego. Rabat no aceptó ni este censo ni el Referéndum, ni siquiera hablar de soberanía.

4.- SITUACIÓN ACTUAL

El último Plan de Paz para el Sáhara Occidental, conocido como Plan Baker II, fue adoptado por unanimidad del Consejo de Seguridad de la ONU en julio de 2003. Establece la celebración de unas elecciones autonómicas en un plazo de un año, y de un referéndum de autodeterminación en no más de cinco años. En las autonómicas se elegiría un gobierno y una Asamblea que administrarían el territorio, junto con Marruecos, hasta la celebración del referéndum que ha de tener lugar en un plazo no superior a los cinco años.

El POLISARIO ha aceptado este plan, pero Rabat no, alega que la vía de la autonomía excluye, por definición, la opción de la independencia.

Aunque en la actualidad no hay guerra, tampoco hay acuerdos políticos. El pueblo saharaui no ha conseguido su autodeterminación, sigue en el exilio. Los marroquíes siguen ocupando el Sáhara Occidental. Casi 200.000 saharauis se encuentran en los campamentos de refugiados en la Hamada argelina. Un muro 2.700 kilómetros, sembrado de minas anti persona y protegido por un ejército armado con sofisticado material de guerra, separa a las familias saharauis e impide la libre circulación por el desierto a un pueblo que es beduino por naturaleza, que no conoce fronteras ni obstáculos ya sean geográficos o políticos.

La colonización española del Sahara duró 91 años. Tras la firma del Acuerdo de Madrid en 1975, el ejército se retira (febrero de 1976) y Marruecos invade el territorio. Para que se haga efectiva la culminación legal de la descolonización española queda pendiente, según mandato de las Naciones Unidas, la celebración del referéndum de autodeterminación, a través del cual se restituyan al pueblo saharaui sus plenos derechos de soberanía.

Teresa Reig

Buscar

En promediostv.com
En todo Internet

Información General

Foto Y vídeo

Contador de visitas

Web Tracking
Todo el contenido fotográfico y de vídeo se encuentra protegido © 2006 - José Luis de Pablos - Diseño Web, Maximiliano Díaz